Uber también se mete a desarrollar su propia inteligencia artificial 2 años ago

Uber también se mete a desarrollar su propia inteligencia artificial

La compañía de taxis privados quiere mejorar la seguridad de sus coches autónomos y repartir comida con ayuda de la inteligencia artificial.

Uno de los coches automáticos de Uber

Uber ha anunciado la creación de Uber AI Labs, un nuevo grupo de investigación centrado en mejorar la tecnología de navegación independiente de la empresa o en poder repartir comida de forma precisa y sin necesitar un conductor.

Este anuncio se produce después de que Uber lanzara una flota de coches automáticos en la ciudad de Pittsburgh, donde ha estado ofreciendo esta opción a sus clientes desde septiembre.

El laboratorio de desarrollo nace tras la compra de Geometric Intelligence, una empresa fundada en 2014 por tres estudiantes y que estaba centrada en la lingüística, el aprendizaje y el desarrollo de inteligencias artificiales. Gary Marcus, uno de estos estudiantes, será el director de Uber AI Labs.

A corto plazo, el objetivo que se han marcado es conseguir inteligencias que aprendan más rápidamente y mejor con menor cantidad de ejemplos. Actualmente, es necesario emplear mucho tiempo y crear mucha situaciones diferentes para que una IA entienda cómo debe reaccionar ante determinados estímulos, lo que ralentiza su desarrollo.

Según varios expertos, Uber quiere construir programas de reconocimiento de imágenes y de voz muy potentes de una forma más barata y con menos algoritmos de por medio que Google o Microsoft.

Uber sigue creciendo en EEUU a buen ritmo, a pesar de las muchas dudas que tienen muchos en Argentina. En Europa, sin embargo, lo tiene mucho más difícil. La semana pasada, el Tribunal de Justicia Europeo empezó a evaluar la naturaleza de los servicios, algo que puede salir muy bien o muy mal para la compañía.

No Replies on Uber también se mete a desarrollar su propia inteligencia artificial

Commenting is Disabled on Uber también se mete a desarrollar su propia inteligencia artificial